dijous, 8 d’agost de 2013

14-b. Nada.

XIV-b Nada

Lo vi llegar cien veces,
Ese invierno estanco,
Ese infierno en blanco,
Mal llamado Amor.
Lo vi caer cien veces,
Entre gritos y luchas,
Besos y carícias rufas
Por la herrumbre del desgaste
Entre frío y calor.
Pero lo vi morir aquel día,
Marchando ella por la puerta.
Así quedaron desiertas
Palabras que el Silencio expía,
Insultos sin honor.
Insultos sin dolor.
Solo en la habitación,
Con el gusto amargo de ser espía
Presentose ante mí una aparición.
La Nada y el Silencio bailaban,
¡Sobre ella bailaban!
Disparándole con armas sin munición.
Y,
Ella soltó últimas palabras,
Marchose rompiéndose el corazón.
Y luego nada.
Nada se llevó.
Un vacío eterno,
en esta ciudad sin dueño.
Quizá una lagrima sucia,
recuerdo de un merecido adiós.

1 comentari: